Vuelven al Fondo de las Artes los directores que habían dimitido

Di Tella los convenció de que continuaran en la institución ante la prolongada acefalía
(0)
21 de abril de 2004  

Sin demasiadas resistencias ni cuestionamientos, ocho de los diez directores que en diciembre último habían renunciado a su cargo en el Fondo Nacional de las Artes aceptaron ayer la propuesta del secretario de Cultura, Torcuato Di Tella, de continuar en el organismo hasta que el presidente Néstor Kirchner designe al reemplazante de Amalia Lacroze de Fortabat y a cinco directores cuyos mandatos vencieron en febrero.

Con excepción del arquitecto e historiador Alberto Nicolini y del artista plástico Luis Benedit, que rechazaron de manera categórica el ofrecimiento de Di Tella, el directorio, tal cual estaba conformado antes de las renuncias masivas, volverá a sesionar en su horario y días habituales, el próximo martes, a las 17.

Se termina así la acefalía en la que estuvo sumida la entidad durante más de cuatro meses.

Ayer, en la oficina de Di Tella, los miembros del directorio aceptaron retirar sus renuncias, e incluso, en los casos de los cinco directores cuyos mandatos habían vencido, continuar en funciones hasta que el presidente Kirchner designe a los reemplazantes.

"Respeto la decisión del resto, pero continuar en estas condiciones no me parece serio", dijo Benedit a LA NACION al término de la reunión. "Ahora que toda la situación es un despiole y no tienen a quién poner, te llaman a una reunión y te piden que sigas, como si nada, y el resto acepta sin decir ni mu. Yo, la verdad, no lo entiendo."

A su lado, Nicolini, que viajó especialmente desde Tucumán, donde reside, para responder a la convocatoria de Di Tella, dijo: "Como no veo qué fue lo que cambió de diciembre a la fecha, ni por qué este ofrecimiento no se realizó antes, mi renuncia es indeclinable".

Nicolini, el que más molesto se mostró con Di Tella, esperaba una retractación del secretario de Cultura de las críticas por la compra de la casa de Victoria Ocampo, que tanto él como Benedit tan férreamente habían impulsado. Pero, sobre todo, "esperaba al menos una explicación convincente sobre por qué se dejaron pasar cuatro meses sin que nadie se comunicara con nosotros", sentenció.

Según pudo reconstruir LA NACION, en la reunión, de tono conciliatorio y cordial, el secretario de Cultura explicó que una serie de malentendidos ya superados había desencadenado la renuncia de Fortabat, cuyos méritos al frente del FNA eran inobjetables, dijo, y serían reconocidos en un tributo especial a la empresaria.

Los directores que habían renunciado en diciembre último solidarizándose con Fortabat y que ayer decidieron continuar en sus cargos son el cineasta Oscar Barney Finn; el músico Francisco Kršpfl; el poeta Horacio Salas -que dirige la Biblioteca Nacional-; el periodista Antonio Rodríguez Villar; el rector del Colegio Nacional de Buenos Aires, Horacio Sanguinetti; el crítico y periodista Ernesto Schoo, y el escritor y juez jujeño Héctor Tizón, que si bien ayer no estuvo presente en la reunión le pidió a Salas que lo representara.

También fueron convocadas la arquitecta Diana Saiegh y la actriz Nora Massi, que no se habían sumado a las renuncias masivas. Massi, cuya presencia en las decisiones del Fondo no era habitual, según coincidieron varios observadores, ahora tendrá una participación activa en el organismo.

En la reunión de ayer hubo consenso para que Carlos Alberto Paz asumiera la presidencia interina del organismo, que dejó vacante el fallecido Horacio Rodríguez Larreta.

"Nosotros queremos que el Fondo pueda seguir funcionando normalmente. Hemos trabajado todos aquí durante mucho tiempo ad honorem y ahora que nos piden que pongamos el hombro y continuemos lo hacemos", dijo Paz, en representación del grupo.

Con el jefe de Gabinete

En tanto, mañana Di Tella se reunirá con el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, para definir la designación del futuro presidente del Fondo Nacional de las Artes.

Antes de la reunión, un vocero de Di Tella dijo: "El Presidente ya tiene en su escritorio tres nombres para elegir al reemplazante de Fortabat. Ha sido muy difícil para Di Tella manejar nombres sin saber exactamente cuál es el perfil que quiere el Presidente para quien asuma esa función".

Lo que sí permitió saber Di Tella fue que la nómina, la que no dejó trascender, atendía al artículo número 9 de la ley de creación del Fondo, que dice textualmente: "El presidente deberá ser persona de reconocida experiencia bancaria y financiera".

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.