5000 metros de emoción pura: una se cayó, la otra la levantó, y las dos se abrazaron al final