A Hakkinen le sobra confianza

"Si no hay ningún problema mecánico, no creo que tenga inconvenientes", dijo el campeón del mundo
(0)
26 de marzo de 2000  

SAN PABLO (De un enviado especial).- Se ríe de todo. Parece que no sufre ningún tipo de presión. Sin embargo, su actuación es tan sólida como contundente. Mika Hakkinen, dueño de la pole position por tercera vez consecutiva en Brasil, se muestra sumamente confiado para la carrera de hoy.

"El auto se comporta muy bien. Fue constante y muy veloz. Si no hay ningún problema mecánico, no creo que tenga demasiados inconvenientes", dijo el finlandés.

Hakkinen sabe que tiene grandes posibilidades de acercarse a Michael Schumacher en la punta del campeonato, ya que debe descontarle los diez puntos que le lleva, pero también reconoce que la actuación de su compañero de equipo, David Coulthard, es primordial, ya que éste le podría restar puntos al alemán.

Coulthard buscaba la pole, y por eso se mostró algo triste ni bien se bajó del McLaren: "En realidad, la desazón se me pasó, porque ahora pienso en las posibilidades que tengo para la carrera, que son muy buenas. Mi auto tiene un muy buen ritmo. Lo único que me mantiene con incertidumbre es si llueve en la carrera. No sé qué puede pasar".

Schumacher, que no podía descender de la Ferrari porque se le trabó el cable que conecta el casco con el auto, es tan astuto en el cockpit como cuando está de a pie. Ni bien se bajó de la Ferrari, en el parque cerrado, se agachó para analizar rápidamente a los McLaren, mientras Hakkinen y Coulthard se felicitaban mutuamente. Los mecánicos del equipo plateado estaban desesperados por tapar con las mantas negras a los dos McLaren. En tanto, Schumy observaba cada detalle de las máquinas rivales.

"Estoy triste ahora por el resultado de la clasificación. Pero si sucede lo de Australia, donde largué desde atrás pero gané la competencia, la tristeza se transformará en alegría", dijo el alemán, como para poner algo de presión sobre sus rivales directos.

El hombre del fin de semana es, sin dudas, Rubens Barrichello. El piloto local se mostró disconforme con el tiempo, pero mucho más enojado aún por las caídas de los carteles. En el último incidente, Rubinho buscaba su mejor resgitro: "Eso me complicó la clasificación. Pero ahora ya está. Mi auto está muy bien balanceado y creo que tengo muchas posibilidades de lograr una buena carrera. Además, este circuito permite sobrepasos. Si bien yo lo conozco desde siempre, la lluvia complicará las cosas. El asfalto está muy desparejo, y si a ello se le agrega el agua, el peligro de despiste estará en cada sector", comentó.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?