A la cancha por una sonrisa, el partido que ya es un clásico