Suscriptor digital

A Mar del Plata

(0)
31 de enero de 2000  

TRENQUE LAUQUEN (De un enviado especial).- La pretemporada sigue y los amistosos no se detienen. Tras el triunfo de Chacarita ante Racing, en esta ciudad, unos y otros seguirán con la preparación rumbo al torneo Clausura.

El plantel de Racing, luego del cotejo, comió a pocas cuadras del estadio y, de inmediato, se trasladó a Mar del Plata, donde continuará con la pretemporada en las canchas de Nicanor Otamendi. El próximo compromiso del equipo que dirige Gustavo Costas será el viernes próximo, frente a Independiente, por la Copa Revancha.

Antes de subirse al ómnibus, el defensor Héctor Banegas, de floja tarea, reconoció las culpas. "Hicimos un buen partido, pero tuvimos un error y hay que admitirlo. Eso nos costó el partido, por eso habrá que estar atentos para cuando se juegue por los puntos", advirtió el zaguero.

Por el lado de Chacarita, el optimismo era el mejor reflejo. Todos sonrientes, todos felices.Primero en la fila estaba el ayudante Hugo Alvarez, que ayer fue el técnico, ya que Héctor Rivoira se quedó en Buenos Aires. "El equipo me encantó: fue un brillante cierre de temporada", dijo, eufórico. Claro que en Chacarita los compromisos no finalizaron ayer. Pasado mañana, en San Martín, se medirá con Peñarol; el desquite será el día 5, en Uruguay.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?