Charlas con el Maestro. A Monasterio le llegó la hora de disfrutar