A San Lorenzo, la victoria le permite seguir soñando

Derrotó por 2 a 0 a Junior y si empata el 6 de abril con Cerro Porteño, en Asunción, se clasificará
Derrotó por 2 a 0 a Junior y si empata el 6 de abril con Cerro Porteño, en Asunción, se clasificará
Juan Manuel Trenado
(0)
22 de marzo de 2000  

El primer encuentro entre San Lorenzo y Junior, disputado en Colombia, terminó con un pelea que involucró a los titulares, a los suplentes y a los integrantes de ambos cuerpos técnicos. Ayer, en el Bajo Flores, la historia sumó un nuevo capítulo, con amenazas e insultos una vez terminado el partido y con un sinnúmero de infracciones desleales que opacaron el espectáculo, que, de por sí solo, fue sumamente deslucido.

En medio de esta escenografía, San Lorenzo fue más fuerte, o más astuto, y con un gol de Pusineri y otro de López -de penal- derrotó por 2 a 0 a Junior, que pese a perder pasó a los octavos de final. Esta victoria le permite al equipo de Oscar Ruggeri mirar con mayor optimismo el futuro, ya que si empata el 6 del mes próximo con Cerro Porteño, en Asunción, se clasificará.

De fútbol se disfrutó poco y nada; sí se vieron terribles patadas que cortaron alevosamente el juego.

Con apenas tres situaciones de riesgo en el primer tiempo (San Lorenzo sólo inquietó con los remates de media distancia de Estévez), las acciones transcurrieron en la mitad de la cancha, donde el local se hizo fuerte con Michelini, pero allí le faltó velocidad mental para sacar provecho del control del balón y de las ventajas que tenía Pusineri por el sector derecho.

En la única vez que Pusineri fue habilitado con precisión, el volante desató la alegría en el Nuevo Gasómetro con un excelente cabezazo.

La ventaja no modificó el desarrollo del partido, que siguió víctima de las patadas de unos y otros. Sólo Arriaga inquietaba a San Lorenzo, pero el delantero se lesionó y se marchó a los vestuarios, dejando acéfalo al ataque colombiano.

Ante tanto juego brusco, faltó rigidez en el árbitro Braulio Arenas, quien sólo había amonestado a Merlano y a Ameli, cuando, en realidad, tendría que haber sacado la tarjeta amarilla en más de cinco ocasiones.

Unicamente en los últimos minutos del primer tiempo, el referí tomó el toro por las astas y expulsó a tres jugadores. A los 43 se fue Cano (había ingresado por Arriaga a los 34 minutos), tras acertar una terrible patada a Michelini; un minuto más tarde se marchó Aguilar, que recibió la segunda amarilla tras una violenta infracción a Estévez.

Con dos hombres de más, a San Lorenzo se le presentó el partido a su gusto, pero Ameli se hizo expulsar infantilmente al derribar a Ballesteros, a los 47 minutos.

Estas sanciones calmaron los ánimos y con un hombre más San Lorenzo salió a aumentar la ventaja en la segunda etapa. Y así fue. A los 13 minutos Erviti (entró por Franco) fue derribado dentro del área y Arenas sancionó el penal, que convirtió Ariel López tras discutir con Tuzzio, que también quería ejecutar la falta.

Con esta ventaja, el ganador mermó su rendimiento y sólo se preocupó por conservar el triunfo, mientras los colombianos tomaron todos los recaudos para no sufrir otro tanto.

Con este panorama y teniendo en cuenta que el partido no mejoró ni un ápice, es más, continuó sumergido en la pobreza, los minutos restantes quedaron de más.

Eso sí, en el aire quedó flotando la siguiente reflexión: si entre las excusas más importantes que presentan los jugadores para justificar los pobres espectáculos figura que no hay espacios para moverse, ayer esa justificación quedó destrozada, pues en el campo de juego más grande de nuestro país y con tres protagonistas menos, el partido, como otros tantos, terminó aburriendo a todos.

Enojo del DT con Ameli

Fue sincero Oscar Ruggeri. Al margen de la victoria, el director ténico de San Lorenzo se mostró contrariado por la expulsión de Horacio Ameli: "Me enojé con él porque le recomendé que no entrara en el juego brusco. Sin embargo lo hizo y se fue expulsado". Hay que recordar que el último domingo, el defensor vio la tarjeta roja en el partido con Chacarita, en San Martín.

Sobre el partido, Ruggeri opinó:"Jugamos mal, pero lo importante era ganar y esto nos sirve para la clasificación para la segunda rueda". Como una medida inusual en su gestión, el DT le dará descanso a los jugadores hoy, el sábado y el domingo próximos.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.