Abregú, ante una chance inmejorable