Madura el KO. Abregú y su oportunidad en un tiempo triunfalista