El clásico Miguel A. Martínez de Hoz. Acicalado ganó porque tuvo garra y paciencia