Aciertos en una tarde complicada

(0)
23 de octubre de 2000  

En un partido que estuvo cargado de jugadas controvertidas el árbitro Horacio Elizondo acertó en los fallos más importantes. Este es el detalle:

Minuto 21 del primer tiempo: Chilavert ejecutó un tiro libre desde la mitad de la cancha y Diego Crosa desvió la pelota a la red con un cabezazo, pero Elizondo anuló la acción porque el árbitro asistente Ernesto Taibi entendió que el defensor de Vélez estaba adelantado. Aquí acertó Elizondo.

Minuto 34 del primer tiempo: Mauricio Serna interceptó la pelota dentro del área con el hombro. Elizondo, pese a las críticas de la gente de Vélez, dejó seguir el juego correctamente.

Minuto 31 del segundo tiempo: Federico Domínguez cabeceó la pelota y Serna la despejó en la línea. No fue gol. Aquí acertó el juez.

Minuto 44 del segundo tiempo: Chilavert ejecutó un tiro libre que rebotó en la barrera y al querer rematar nuevamente el balón le pegó una patada intencional a Palermo. Este, a su vez, le pegó al arquero en el rostro con las manos. Los dos jugadores cayeron y Elizondo detuvo el contraataque de Boca para atender a los dos futbolistas, que tenían claros signos de dolor. Una vez que se recuperaron, el juez les sacó la tarjeta roja. Elizondo, que podía haberlos amonestado amparándose en que sólo quedaban unos segundos para el final del partido y que la expulsión no hubiese influido en el resultado, estuvo correcto con la decisión y demostró una gran personalidad.

Juan Carlos Loustau, titular de la Escuela de Arbitros, dijo: "Este tipo de jugadas quedan a la libre interpretación del árbitro. Considero que Elizondo prefirió mantener la integridad física de los jugadores antes de seguir el juego, porque el partido estaba definido y un gol no hubiese cambiado nada".

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.