El fin de una era. Adiós a los ídolos y caudillos