Admirado y amigo de tantos jugadores de polo

Alberto Pedro Heguy
(0)
7 de octubre de 2011  

Cuando a Héctor Antonio Lezcano -Tito para todo el mundo- le llenaban la ficha en el hospital para su última internación, le preguntaron profesión. "Petisero", contestó firmemente. No se consideraba ni siquiera jubilado en un oficio que había comenzado a los 14 años. A los 16, Antonio Heguy, reconociendo su vocación y aptitudes, lo tomó definitivamente y para toda la vida. Tito, exagerando, decía que él le había enseñado esa actividad.

Contando con su ocupación personal, su dirección, supervisión o su legado, podemos contabilizar 41 veces la presencia en el Campeonato Argentino Abierto sumando por equipos. Si contamos individualmente, jugador por jugador, son más de 70 que recibieron su influencia. Además de innumerables Copa Potrillos, Intercolegiales, Repúblicas y Abiertos de la Triple Corona.

Viajó en varias oportunidades a Estados Unidos, Inglaterra y Francia. En la Copa de las Américas de San Antonio, en Texas (en 1980), siendo jefe de petiseros de la selección nacional, le fue entregado el importante "premio al petisero", en representación. Fue en reconocimiento a todos los históricos grandes petiseros argentinos.

Admirado y amigo de tantos jugadores de polo, se lo debe considerar y recordar como un emblemático personaje de Intendente Alvear -su pueblo- y un símbolo de la profesión que era su orgullo: petisero.

* Ex polista, ganador de 17 Abiertos de Palermo

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.