El fútbol no frena: por qué la AFA no debe cumplir el cierre de 23 a 6