Aguirre Suárez, ese rudo zaguero