El US Open. Ahora la lucha es entre mujeres