Ajax no quiere que lo identifiquen como "un club judío"

El equipo holandés instó a los hinchas a que dejen de usar banderas con la estrella de David para evitar canciones antisemitas de los rivales
(0)
11 de enero de 2005  • 14:12

Ajax, uno de los clubes más populares y exitosos de Europa, inició un proceso interno para convencer a sus aficionados de renunciar a los símbolos que contribuyeron a darle una identidad judía al club.

La iniciativa, explicaron fuentes del club, por el que pasaron entre otras estrellas Johann Cruyff y Marco Van Basten y en el que juega el argentino Mauro Rosales, apunta a evitar reacciones antisemitas de parte de los aficionados rivales.

"Hablamos y debatimos el tema y volveremos a hacerlo, pero puertas adentro. Es una pena que haya tomado estado público", explicó Simon Keizer, vocero del Ajax, quien recordó que la iniciativa no surgió hoy.

Keizer dijo que a entender de algunos dirigentes "renunciar a las banderas con la estrella de David y a cierto tipo de canciones evitará que la reacción de los aficionados rivales ponga en la mira lo judío y alimente una polémica religiosa".

"Ajax -recordó el vocero- no es un club judío, no tiene ninguna referencia al respecto en su estatuto y no tiene vínculo alguno con la religión. Esta imagen deriva sólo del hecho de que Amsterdam es una ciudad con una vasta comunidad judía".

Muchos de los judíos que viven en la capital holandesa llegaron a la misma porque garantizaba la libertad de culto; otros porque se trata de la capital histórica del comercio de diamantes, y otros lo hicieron en su huida de la persecución nazi durante la Segunda Guerra Mundial.

"Ya hablamos muchas veces con nuestros aficionados y creo que entendieron el debate porque en los últimos meses no volvimos a ver banderas con la estrella de David. Queremos desalentar este tipo de iniciativas para prevenir reacciones", completó Keizer.

Cuando Maccabi Tel Aviv jugó en Amsterdam en octubre por la Liga de Campeones, decenas de banderas de Israel flamearon en las gradas como símbolo de bienvenida a los jugadores, cuertpo técnico y aficionados del equipo visitante.

"No estamos renegando de nada, porque Ajax no tiene una identidad judía", recordó Keizer, quien dijo que de todos modos "no será de la noche a la mañana que el club dejará de ser vinculado a la religión judía".

El presidente del club Maccabi, el más importante de la comunidad judía en Italia, Vittorio Pavoncello, criticó la decisión de Ajax y la atribuyó al "temor".

"Realmente me siento perplejo y dolorido. El miedo es lo que más me preocupa. La tradición judía de Ajax no nace de la religión sino de la solidaridad holandesa durante la ocupación nazi", explicó el dirigente.

"En aquella época también adoptaron la estrella de David, la misma que en la final del Mundial de Alemania 74, los jugadores de la selección holandes exhibieron aún cuando el plantel no contaba con jugadores judíos", agregó.

"¿Por qué ahora los judíos holandeses piden no volver a lucir el Maghen David?, por temor, y esto es lo que más me preocupa", se preguntó y contestó Pavoncello, quien lanzó una apelación a los dirigentes de Ajax para que revean su decisión.

"Ajax ´adoptó´ en su momento a Johann Cruyff, cuando quedó huérfano de padre y pese a que no era judío, el pueblo israelí lo consideró como tal. Fue entonces cuando nació la leyenda del equipo judío", recordó Pavoncello, que instó a los dirigentes de Ajax a "no quitar los símbolos judíos de su estadio, que representan un signo de civilización, tolerancia y solidaridad".

Fuente: ANSA

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.