El mundial de Sofía: Topalov estuvo más cerca