Aronian-Kramnik, una partida histórica y paradojal: del movimiento del alcalde de Berlín a un triunfo que pateó el tablero