La Corrida de San Silvestre. Alegría brasileña