Alejandra García y un buen envión en plena recta final

La garrochista ganó en Alemania, con 4,32 m, y estuvo cerca de batir su récord, con 4,43 m.
La garrochista ganó en Alemania, con 4,32 m, y estuvo cerca de batir su récord, con 4,43 m.
(0)
26 de agosto de 2000  

En una gran actuación, Alejandra García volvió al triunfo en un torneo internacional de salto con garrocha femenino, en la ciudad alemana de Beckum, con una marca de 4,32 m. "Estoy contenta de volver a mi nivel. Este es mi cuarto registro por progresión y además intenté 4,43 m, tratando de mejorar mi récord (4,42m)", le dijo García telefónicamente a La Nación tras la competencia.

"Este es el segundo año -explicó García- que organizan en Beckum este torneo exlusivo para mujeres garrocheras. Tenían todo preparado para que ganaran las alemanas. El público fue ubicado a lo largo de la corredera, con sillas. Es algo diferente, un torneo de alto nivel, abierto, pero con sensación de intimidad. Hermoso."

-¿Como fue la progresión?

-Comencé en 4,02 m y pasé en primer intento, y en tercero 4,12 m. Rehusé 4,17m y en primero 4,22 m. Quedamos la alemana Gotz y yo. Ella pasó 4,27 m en segundo y yo hice dos nulos en esa altura. Reservé el tercer salto para 4,32 m, lo que ella pidió. Tenía una sola oportunidad; era cara o ceca. Pasé en primero y ella quedó afuera.

-¿Cual fue la estrategia?

-Puse todo lo que tenía que poner... Luego, ya distendida y sola en competencia, fui por 4,43 m. Te juro que en el tercero creí que se daba. Y se me va a dar...

Lo cierto es que, más allá de que no pudo mejorar su marca, la argentina superó a atletas de nivel de Alemania, Francia y Holanda.

El martes último, García volvió a competir después de tres meses, tras su triunfo en el Iberoamericano de Río de Janeiro.

"Aquello es para olvidarlo. Viajamos con mi técnico, Gennady Potapovich, desde Fornia, donde nos establecimos a principios de mes, hasta Kottbus, también en Alemania, cerca de la frontera con Polonia.

"Hice 4 metros en primer intento y 4,10 m en tercero. Los 4,20 m fueron inalcanzables. Estaba falta de competición y nerviosa. Ya pasó."

-¿De qué manera superaste esta circunstancia?

-Con temperamento, como siempre. Potapovich me dijo que no había estado mal tras una pausa tan prolongada. Como siempre, me infundió ánimo. Alquilamos un coche y nos vinimos aquí. Son unos 600 kilómetros. Es lo más práctico con el cargamento de las garrochas.

-¿Cómo sigue tu preparación?

-Continúo practicando aquí mañana (por hoy), y el domingo (por mañana), nos vamos en coche hasta Francfort. Luego, por avión a Roma y Verona, y por tierra a Rovereto, donde compito el martes. El 3 de septiembre participo en Rieti y al día siguiente viajo a Sydney.

Alejandra García entra en la recta final. Con buenos vientos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.