Alemania: ganar no los convence

Alemania sigue adelante, pero nadie está conforme. “Me siento ofendido”, dijo Beckenbauer; el DT Völler aceptó: “No somos tan buenos”
Alemania sigue adelante, pero nadie está conforme. “Me siento ofendido”, dijo Beckenbauer; el DT Völler aceptó: “No somos tan buenos”
(0)
22 de junio de 2002  • 09:26

SEOGWIPO, Corea del Sur.– “Si uno los mete a todos –salvo a Oliver Kahn–, en un saco y empieza a apalear, seguro que siempre acierta con alguien que se lo merece”. La reflexión contra un equipo como Alemania, que acaba de clasificarse para las semifinales del Mundial y espera a Corea, puede sonar poco seria. Pero adquiere valor si el que la dice es nada menos que Franz Beckenbauer.

Pese a la victoria sobre EE.UU. por 1 a 0, las críticas contra el seleccionado alemán se vieron reflejadas en distintos medios alemanes. Aunque a Rudi Völler, el entrenador, el tema no lo preocupa demasiado. Es más, reconoce la pobreza futbolística de su equipo: “Estoy contento por el resultado, porque ya estamos entre los cuatro primeros, pero eso no quiere decir que estemos entre los cuatro mejores. Tendremos mucho que corregir, de lo contrario las semifinales serán nuestra última parada”, comentó Völler.

De todos modos, para no caer sobre el ánimo de los jugadores, el DT buscó apoyo en la historia para explicar el flojo rendimiento de su formación y reforzar las intenciones de llegar a la final: “Yo integré equipos como los de 1986 y de 1990 y creo que honestamente tenemos que pensar que tampoco éramos tan buenos. Sin embargo llegamos las dos veces a la final y una la ganamos ante la Argentina”.

En eso, Franz Beckenbauer, entrenador de los seleccionados a los que hace mención Völler, también coincide: “Tras un partido así me siento ofendido personalmente. Como director técnico, en 1990, ganamos 1 a 0 un partido ante Checoslovaquia, que tenía 10 hombres (también fue por los cuartos de final). Tomé un balde de hielo y empecé a lanzar trozos a los jugadores por todo el vestuario”.

Tras contar la intimidad, Beckenbauer siguió descargando su artillería contra los futbolistas alemanes: “Estados Unidos fue claramente superior durante noventa minutos y la suerte no lo ayudó. Tenemos que mejorar considerablemente después de esto, porque no se puede esperar que la buena fortuna siga fiel a nosotros por siempre. Sinceramente, no puedo explicar lo que pasó. Cuando se está en ventaja por 1 a 0 ante un rival así hay que tratar de penetrar la defensa, porque se va a descuidar. Pero no lo hicimos. Seguimos esperando y el rival no era ni Brasil, ni Inglaterra, ni la Argentina: ¡Era Estados Unidos!”, gritó enfurecido.

Beckenbauer dice que el equipo tuvo vergüenza de perder con EE.UU.: “Cada jugador sabía que si eran derrotados el mundo se iba a reír de ellos. Eso se les metió en la cabeza y no lo pudieron sacar”, aseguró.

Las frustraciones alemanas en los últimos torneos internacionales hicieron que un gigante del fútbol bajara el perfil. Y aunque juegue mal, nadie podrá decir que le faltó autocrítica.

Ballack: "La culpa fue de EE.UU."

SEOGWIPO (Reuters).– A diferencia de Franz Beckenbauer o del mismo Rudi Völler, el volante Michael Ballack prefirió decir que si Alemania jugó mal, la culpa fue de los norteamericanos: “Se mostraron en forma e intentaron ganar en los 90 minutos. Probaron que su presencia entre los ocho mejores del torneo no fue un accidente. Merecían estar allí”, afirmó el autor del tanto en los cuartos de final. n Incidentes en Alemania. Dos policías resultaron heridos en la ciudad de Colonia, durante los festejos por la victoria de Alemania sobre lso Estados Unidos. Según la policía, los incidentes se iniciaron cuando un grupo de simpatizantes comenzó a lanzar botellas de cerveza contra un cordón de agentes.

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.