El duelo en Berlín. Alemania no da garantías en la defensa y es temible en el ataque