Alfaro: “Fue una farsa”

(0)
14 de abril de 2005  • 12:02

El entrenador de Quilmes, Gustavo Alfaro, se mostró hoy en desacuerdo con la detención sufrida por el defensor Leandro Desábato en Brasil y acusó a los jugadores de San Pablo de haber montado "una farsa".

"Lamentablemente terminamos siendo cómplices de algo que nos pone mal. Creo que montaron una farsa", dijo en tono de queja Alfaro al referirse a la detención de Desábato por haber agredido, presuntamente con ofensas racistas, al delantero brasileño Grafite.

El técnico del conjunto "cervecero" protestó porque -según comentó- "dirigentes de Quilmes sufrieron agresiones a la salida del estadio y nosotros no vamos a hacer ninguna denuncia".

A su vez, Alfaro dijo que Grafite "sostuvo que estaba arrepentido de la declaración" que motivó la detención de Desábato, quien lo habría llamado "negro". "A uno le asombra la denuncia. El jugador de Quilmes no le dijo “negro de mierda”, los testigos son dos televidentes que dicen que le leyeron los labios a Desábato. Lo detuvieron en el medio de la cancha, le pido al comisario que no haga la escena delante de tanta gente y él me dice: ´Esto es una cuestión de rutina´", relató Alfaro a radio Continental.

La opinión del vicepresidente

El vicepresidente de Quilmes, José Luis Meizner, expresó hoy que la detención del futbolista no es es casual y que el hecho se magnificó en Brasil.

"Esta detencion no es casual, en Brasil el hecho se magnificó porque parece que aquí hay una especie de competencia con Europa para determinar que país lidera la lucha antidiscriminatoria", dijo Meizner, desde Brasil, en una charla con el canal de cable de noticias TN.

"Este no es simplemente un hecho de inconducta de un ciudadano argentino, Desábato forma parte de una delegación que se ve perjudicada sin saber porqué en medio de una competencia mundial para saber quien es menos dsicriminatorio", expresó el dirigente.

"Desábato es un muchacho del interior con una bonomía espectacular, lo acusan de decir palabras en portugués y él no sabe el idioma. Por otra parte dicen que leyeron sus labios por televisión y yo quisiera saber si esa gente está preparada para hacer eso", afirmó Meizner.

El plantel de Quilmes, cuerpo técnico y dirigentes aún se encuentran en san Pablo y Meizner anticipó que "no nos moveremos de Brasil hasta que no se solucione el tema".

El consulado argentino le procuró un abogado al futbolista para lo que asistiese en la declaración que realizó ante la policía y el letrado solicitó a las autoridades la libertad de Desábato, pero la msima anoche misma le fue negada.

Hoy por la manaña el caso se pondrá en manos de un juez de turno y luego el abogado presentará Habeas Corpus y, seguramente, Desábato quedará en libertad.

Grafite acusó a los jugadores e hinchas de Quilmes de haberlo escupido y de llamarlo ´mono negro´, durante el partido de ida del Grupo 3 de la Copa Libertadores.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.