Con un golazo sobre la hora, River rescató un empate con Alianza Lima en Perú

CONMEBOL Libertadores Fase de grupos
  • 1
Alianza Lima

Alianza Lima

  • José Manzaneda
  • 1
River Plate

River Plate

  • Cristian Ferreira
Juan Patricio Balbi Vignolo
(0)
6 de marzo de 2019  • 20:00

Lo buscó hasta que lo consiguió en la última jugada del partido. El golazo de Cristian Ferreira, de tiro libre y a los 95 minutos, le permitió a River fundirse en un grito absoluto de desahogo con mezcla de bronca y satisfacción. En un partido en el que era claro dominador, la derrota parcial por 1-0 frente a Alianza Lima en el debut por la Copa Libertadores era injusta. Y el 1-1 terminó dándole un poco de tranquilidad en el inicio de la defensa de la conquista, estirando a ocho partidos el invicto de un equipo que sacó a relucir el temple que lo caracteriza.

El 67,6% de la posesión contra el 32,4% y los 19 remates contra siete del rival explican parte de lo que fue el juego. Claro que la falta de efectividad en ataque y una desconcentración defensiva se habían complotado para permitir al conjunto peruano tener el triunfo en las manos hasta el cierre. Pero el millonario, gracias a un derechazo de Ferreira en el último suspiro, se sacó una espina tras una posibilidad que desperdició Rafael Borré: a falta de 10 minutos, el arquero Pedro Gallese le atajó un penal tras una clara mano de Rodrigo Cuba al cabo de un centro de Javier Pinola.

Sin Marcelo Gallardo, que todavía debe un partido de suspensión en compromisos de Conmebol, fue Matías Biscay quien se encargó de dirigir desde el banco. Y el asistente estiró su invicto: lleva cinco triunfos y cuatro empates como DT millonario. Sin poder utilizar la línea de tres que usó ante Newell’s y San Martín, de Tucumán, por la dolencia de Robert Rojas –el paraguayo sufrió un esguince en el tobillo derecho y terminó relegado al banco de suplentes–, Gallardo regresó a la línea de cuatro hombres, habiendo recuperado a Gonzalo Montiel.

Así, con Lucas Martínez Quarta y Pinola en la zaga, se produjo el debut de Fabrizio Angileri, que se sumó desde Godoy Cruz en préstamo hasta diciembre con obligación de compra y que podrá disputar la Copa Libertadores y la Recopa Sudamericana durante este semestre debido a la lesión de Milton Casco.´

Ignacio Fernández traslada ante José Manzaneda, el autor del gol de Alianza Lima.
Ignacio Fernández traslada ante José Manzaneda, el autor del gol de Alianza Lima. Crédito: Prensa River

En un primer tiempo dinámico, intenso, bien jugado y con llegadas en ambos arcos, River salió a imponer condiciones y lo hizo: dominó el juego durante la primera media hora, efectuó una gran circulación de pelota en el mediocampo y tuvo las situaciones de riesgo más claras. De haber estado más fino, habría conseguido la apertura del marcador.

Pero volvió a pecar de falta de efectividad y, en medio de un sólido partido en ataque, un error defensivo le costó muy caro. Un lateral al área precedió a un mal cálculo de Martínez Quarta, que dejó su marca para saltar y buscar el balón, chocó con Pinola y terminó dejándole servido el gol a José Manzaneda, imposibilitándoles la reacción a Franco Armani, Gonzalo Montiel e Ignacio Fernández, que quedaron desconectados de la jugada.

Así, golpeado y con un rendimiento menguante tras el 0-1, se fue al vestuario en el descanso con una sensación extraña: había dominado y merecido más que el rival, pero el resultado establecía otra cosa.

Miguel Ángel Russo dirige a Alianza Lima.
Miguel Ángel Russo dirige a Alianza Lima. Fuente: Reuters - Crédito: Guadalupe Pardo

El segundo tiempo tuvo otra tónica, más imprecisiones, menos frenesí y dos equipos más cansados que no mantuvieron el nivel de la primera parte. Tanto fue así que Alianza Lima no contó con situaciones de gol. Los dos cambios en River a falta de media hora terminaron siendo clave para romper el cerrojo: ingresaron Cristian Ferreira y Matías Suárez en lugar de Juan Fernando Quintero y Pratto. Y, tras buenas pinceladas, construyeron el empate: Ferreira cambió por gol la falta que generó Suárez en el borde del área.

Aliviado por el resultado, River sabe que no puede quedarse pensando en lo que rescató porque el calendario vuelve a exigirle una rápida respuesta: el domingo jugará una "final" con Atlético Tucumán como visitante en la pelea por ingresar a la Copa Libertadores 2020, y el miércoles tendrá que recibir a Palestino, de Chile, en un Monumental a puertas cerradas, debido a la sanción de dos partidos sin público tras los incidentes en la final contra Boca. Dos encuentros en los que intentará aprovechar el envión de un empate inicial con sabor a victoria.

El golazo de Ferreira sobre la hora

El gol de Manzaneda

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?