Alumni se despojó de un estigma de 17 años: la intimidad del campeón de la URBA

Alumni campeón tras 17 años de espera
Alumni campeón tras 17 años de espera Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Massobrio
Agustín Monguillot
(0)
25 de noviembre de 2018  • 23:59

Todos la estaban esperando. Es la más buscada. Quieren tenerla en sus manos. No es la copa de campeón del Top 12 de la URBA. La gente de Alumni festeja alzando un pedazo de madera rústico pegado a una base, pero con una historia que contiene una gran carga simbólica. Cuentan que, en la gira de 1989, los jugadores se juramentaron levantar esa "copa" si salían campeones ese año. No solo lo lograron, sino que lo repitieron cuatro años consecutivos.

Nadie supo del paradero de esa copa durante años. Hasta ayer, que apareció instantes después de que el club de Tortuguitas se reencontrara con su pasado de gloria, tras destronar al Hindú por 26-17. No solo se tomó revancha de la final perdida hace un año ante los de Don Torcuato. También le puso fin, de una vez por todas, a su estigma de cinco finales perdidas de forma consecutiva.

"Puedo morirme tranquilo", suelta Guido Cambareri, de los más viejos del plantel. El pilar había jugado las últimas tres finales. Por fin, tuvo su tarde: "Hace 13 años que lo estaba buscando y Alumni se lo merecía desde mucho antes". A pocos metros, Tomás Passerotti no para de llorar. Al capitán se le mezclan la emoción de ganar su primer título (jugó y perdió dos definiciones) con el dolor de tener el hombro destrozado por un choque en el segundo tiempo que lo obligó a abandonar la cancha.

"Que cosita. Este campeonato se queda en Tortuguitas…", cantan juntos en la cancha, un grito que esperó 17 años. En 2004 eran los favoritos y perdieron con el San Isidro Club; quedaron de rodillas ante Hindú que empezaba su reinado en la URBA, en 2006 y 2007; Benjamín Madero los amargó con un drop sobre la chicharra en 2011; y nuevamente Hindú se había aprovechado de la inexperiencia de un plantel joven en 2017.

Santiago Van der Gothe y Nahuel Neyra formaron parte de las cinco definiciones perdidas. Ayer como referentes dentro de la cancha, hace un par de años empezaron a colaborar como entrenadores y en 2018 asumieron la conducción del plantel con el objetivo de ampliar la base de jugadores. El éxito está a la vista: metieron a cuatro de los cinco equipos en la final y ganaron tres (Primera, Intermedia y Preintermedia C). Ayer fue el factor diferencial para la victoria. "Lo intentamos muchas veces. A veces, los sueños tardan más, pero en algún momento se terminan dando", dice el Chino Van der Gothe.

Pareció que hubiera tomado nota de aquella definición de 2017, cuando entró en partido demasiado tarde y le costó el título. No esta vez. Lo sometió desde el kick off con su vehemencia característica en cada punto de encuentro. Se habían cumplido 10 minutos y ganaba 13-0 gracias a dos penales de Díaz Luzzi y un try-penal gestado con el scrum.

Fue tan implacable esa primera media hora de Alumni que sobrevoló la sensación de que podía sellar el triunfo antes de lo previsto, como ocurrió con San Luis en la semifinal. De no haber sido Hindú, era un hecho. Pero los de Tortuguitas bajaron la intensidad y le dieron vida al Elefante, que se metió en partido con un try de pick and go de los forwards.

El partido fue ganando tensión y precaución por parte de los dos. Se rompió de improvisto a los 14 minutos, momento en el que Martín Cancelliere interceptó un (cantado) pase a la punta y se fue corriendo para abajo de los palos. Sin ser superior, el Elefante se puso a dos puntos. Por primera vez, tuvo el desarrollo a su merced ante un equipo tambaleante, que no sabía qué hacer con la pelota.

Tantas veces que mostraron ese instinto asesino para atacar en el momento propicio, los de Don Torcuato no tuvieron esta vez los dientes afilados. Porque los minutos se fueron consumiendo, las jugadas se sucedieron y no las capitalizaron. La derrota no empaña lo que es su reinado en el rugby argentino, donde ganó ocho de los últimos 13 torneos a nivel URBA y es el pentacampeón reinante del Nacional de Clubes.

Alumni caminó por la cornisa pero no se cayó: resistió con la defensa, se encontró con una oportunidad y no la dejó escapar. No podía ser otro que Díaz Luzzi, la figura de la tarde, quién terminara zambulléndose en el ingoal y provoque el desahogo de su gente. El caso del apertura es la prueba más cabal del recambio de calidad. Le tocó reemplazar durante la temporada a Lucas Frana, que había sido el goleador del equipo en 2017 y había recibido el premio a la revelación de la URBA. El Mago se ganó el puesto y tuvo su tarde de gloria.

El título de Alumni le llegó luego de atravesar un período de recambio, que lo tuvo alejado de los primeros planos de la URBA. Un club que es definido por sus socios como "raro" porque solo se practica rugby, no tiene un country ni un colegio. Por eso se genera un fuerte sentido de pertenencia. Las palabras de Van der Gothe reflejan este sentir: "Para que sobreviva requiere de mucho esfuerzo de todos. Este es el resultado. Es un sueño".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.