Amato, bien arriba en Europa