En Francia. Aquellos viejos dichos racistas