Suscriptor digital

Argentinos amargó a Vélez

El equipo de Liniers había dado vuelta el resultado y ganaba 3 a 2, pero Schiavi empató sobre el final.
Juan Manuel Trenado
(0)
19 de marzo de 2000  

Ni con dos goles de ventaja Argentinos Juniors pudo quedarse con su primer grito de victoria en el torneo Clausura. Ni con una buena producción como la de ayer, nítidamente superior a la de su rival, Vélez pudo lograr un éxito que lo mantenga no muy lejos de los de arriba. Y la noche de Liniers, que tuvo seis goles, se quedó sin festejo final por el 3 a 3.

Hubo un desarrollo claro, en el que el equipo local dominó y en el que el cambio de árbitro tuvo su influencia. Es que apenas a los 8 minutos del primer tiempo, Cristian Villarreal tuvo que abandonar la cancha por un desgarro. Abraham Serrano, árbitro asistente número 1, pasó a ser el juez principal, y en esa tarea no le fue nada bien. Pareció perdido en el terreno, no siguió las jugadas desde posiciones cercanas y eso le costó varias equivocaciones, que comenzaron con un empujón de Diego Cogliandro a Darío Husain sobre el sector derecho de la mitad del campo, que ni siquiera fue sancionado. En general, Argentinos abusó de las faltas. En el segundo gol de Argentinos, hubo off-side de Aldo Osorio en primera instancia, y en el segundo de Vélez, que vino de un córner, Serrano debió haber marcado saque de arco.

Hecha la aclaración, se vuelve al partido, en el que Vélez se encontró dos goles abajo en el marcador durante la primera etapa por dos razones. En ataque, tuvo varias posibilidades de convertir y siempre falló ante un dubitativo Raúl Sanzotti;en defensa, los errores (sobre todo por el lado de Federico Domínguez; también José Luis Chilavert en el primer tanto) fueron perfectamente aprovechados por el conjunto visitante.

De todas maneras, el resultado de 2 a 0 para los visitantes con goles de Rolando Schiavi y Gustavo Sandoval era injusto, porque a partir de un medio campo de buen trabajo, Vélez había acumulado más méritos, incluso a pesar de no contar con un conductor natural, tarea de la que se encargó Christian Bassedas, con la enorme colaboración de la figura de la cancha, Guillermo Morigi.

En el segundo período Vélez logró dar vuelta el resultado en los 21 minutos iniciales. El primer tanto, a los 4, no llegó de la manera más esperada, sino a través de una jugada con varios toques, que finalmente terminó en gol en contra de Diego De la Vega.

Morigi coronó a los 16 minutos una gran jugada de Darío Husain por la derecha. El volante metió un tiro recto que no pudo contener Sanzotti.

Y el tercer tanto trajo las revanchas de Chilavert (por el primer gol de Argentinos) y de Patricio Camps (que hace tiempo no es titular y entró en el segundo tiempo). En un tiro libre, el guardavalla paraguayo le dio un pase magistral al Beto, quien peinó la pelota y marcó.

A esa altura, con el dominio indiscutible de Vélez, con los padecimientos de Argentinos, con una realidad evidente, pocos pensaban que el resultado podía sufrir modificaciones.

Pero así fue. La defensa de Vélez tiró mal el off-side y Schiavi, otra vez, fusiló a Chilavert. Se insiste, entonces, con la imagen. Final con seis goles, pero en silencio.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?