Arsenal juega sólo para cumplir