El día final. Atenas bajó el telón con orgullo