Atrapante: crece el interés con la llegada de los argentinos

Con el debut de Rubén Wolkowyski en Seattle y la muy factible incorporación de Pepe Sánchez a Philadelphia, aumentó la expectativa por el arranque de un liga más pareja y llena de estrellas
Miguel Romano
(0)
27 de octubre de 2000  

En cuatro días comenzará una nueva temporada de la NBA, y no será una más, especialmente para los argentinos. La segura presencia del primer nativo en la elite del basquetbol mundial, el chaqueño Rubén Wolkowyski en Seattle Supersonics, y la muy probable incorporación del bahiense Juan Ignacio Sánchez a Philadephia Sixers, acaba de provocar un pequeño sismo en el ambiente. A esto debe agregarse un interesante movimiento de pases que aumentó el potencial de algunos equipos, como Portland, Orlando, New York y Miami (pese a la ausencia de Alonzo Mourning) y dejó en posición de riesgo la defensa del título por parte de Los Angeles Lakers.

El evidente incremento en la expectativa de nuestros aficionados provocó que las cadenas de televisión que transmitirán los encuentros de la NBA para la Argentina (ESPN, PSN y DirectTV) se preocupen por incluir en su programación los cotejos de Seattle y Philadelphia. "Por suerte, abrimos la temporada con New York v. Philadelphia, el martes próximo; ojalá pueda jugar Pepe Sánchez", comentó ayer Luis Marzoratti, gerente de marketing de ESPN Sur. "De Seattle tenemos pautados unos cinco partidos; no es mucho, pero haremos gestiones para conseguir otros", agregó.

Por su parte, DirectTV, que tiene la opción de tomar la señal de varios encuentros por noche, estaba trabajando intensamente en el armado de su grilla antes de lanzar la campaña publicitaria. La idea era captar la mayor cantidad de encuentros en los que actúe Wolkowyski.

Paralelamente, consciente de esta fiebre por la NBA, el comisionado técnico, David Stern, máximo representante de la organización norteamericana, aprovechó el momento para ofrecer ayer una teleconferencia exclsuiva para los medios argentino, que se realizó en el piso 21 del Sheraton Libertador.

"La llegada de argentinos a nuestra competencia nos llena de orgullo y no hace más que ratificar que la globalización se va concretando. En esta temporada serán 14 los jugadores extranjeros nuevos que participarán en la NBA. Y en todos esos países seguramente ocurrirá lo mismo que pasó en Holanda con Rik Smith y en Alemania con Detlef Schrempf. El aumento de interés es evidente en cada país que logra colocar un representante en la NBA", respondió Stern desde Nueva York, mediante una comunicación telefónica escuchada en vivo por unos 20 periodistas.

El directivo también expresó que la intención es "atender especialmente el interés de brasileños y argentinos con la organización de clínicas, torneos de 3 x 3 y la inclusión de un equipo en el torneo McDonald´s. Pienso que para el 2002 o 2003 se jugará en Brasil o la Argentina el primer partido de exhibición entre dos equipos de la NBA".

Stern también puntualizó que ya no es preocupante la ausencia de Michael Jordan "porque ahora las jóvenes estrellas como Vince Carter, Kobe Bryant, Allen Iverson o Tim Duncan se han consolidado y mezclado con algunas de mayor experiencia que mantienen su prestigio: Shaquille O´Neal, Scottie Pippen, Karl Malone y David Robinson, entre otros. Estamos en la antesala de una gran liga que encontrará mayor competitvidad en el Este y en el Oeste".

Antes de que se lance la pelota al aire, es importante señalar que Portland, con la llegada de Shawn Kemp y Dale Davis, no hizo más que completar un plantel de enorme capacidad y talento (casi 80.000.000 de dólares de presupuesto), que tendrá como único objetivo destronar a los Lakers de la mano de Scottie Pippen. Pero allí también querrán terciar los experimentados San Antonio y Utah Jazz, constantes animadores de la Conferencia del Oeste.

En la otra costa, el intercambio de figuras fue asombroso. Orlando Magic, tras unos años de reacomodamiento, se largó al mercado con muchos millones de dólares para contratar a una luminaria como Grant Hill, de Detroit, y una figura que descolló el año último como Tracy McGrady, de Toronto.

Miami, pese a la pérdida por toda la temporada del emblemático Alonzo Mourning (sufre una delicada afección renal), se rearmó con Brian Grant, Eddie Jones y Anthony Mason. Un trío que le permitirá a Pat Riley pensar en el título. New York será otro de los protagonistas, tras la contratación del tirador de los Lakers Glen Rice.

Queda claro que no se trata de una temporada cualquiera. Mucho menos para los argentinos, que buscarán con cierta desesperación una imagen televisiva o un informe periodístico de Wolkowyski para saber cómo le va cada noche entre los monstruos de la NBA. O de Pepe Sánchez, si se confirman las auspiciosas últimas noticias.

Y aparecerán también los hinchas vestidos de verde, con la camiseta número 45 de los Sonics, y los de rojo, con la 4 de los Sixers. Un crecimiento en la difusión que la NBA apoyará para que la Argentina se convierta en el principal consumidor de basquetbol de esta parte del continente.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.