Augusto y Gaitán, la nueva clase media