Un sábado distinto. Ausencia de goles y emociones