El Mundial de rugby. Australia: superación con un toque argentino