Opinión. A disfrutar, que se termina la F. 1