A la suerte hay que... descartarla