El escenario. Alonso y Raikkonen, los campeones sean unidos