Barrichello ganó en Nürburgring

Esta vez festejó el brasileño y Schumacher fue su escolta
Esta vez festejó el brasileño y Schumacher fue su escolta
(0)
24 de junio de 2002  

Rubens Barrichello, al fin, pudo celebrar un triunfo en esta temporada de la Fórmula 1. El piloto brasileño, con Ferrari, se adueñó del GP de Europa, corrido en Nürburgring. Segundo se ubicó su compañero de equipo y líder del certamen, Michael Schumacher, que amplió a 46 puntos su ventaja en las posiciones. La victoria de Barrichello despejó las suspicacias que rodean al equipo italiano, ya que en esta ocasión no hubo órdenes para que Schumacher fuera el vencedor, como ocurrió en el GP de Austria, el 12 del mes pasado.

Barrichello: vivió su esperado desquite en Alemania

Sin órdenes de equipo de por medio, el brasileño ganó en Nürburgring por 294/1000 sobre el local Michael Schumacher, quien aumentó su ventaja en el campeonato

NÜRBURGRING.- Esta vez no hubo orden de equipo ni maniobra alguna que dejara lugar a dudas o sospechas. En absoluto. El brasileño Rubens Barrichello (Ferrari) le ganó por 294/1000 el Gran Premio de Europa de Fórmula 1 a su compañero, el alemán Michael Schumacher, en su propia tierra, y la marca italiana celebró un contundente 1-2 que ayer desairó a los suspicaces de turno. Y a quienes sin serlo, también especularon con un posible golpe de escena que le entregara la victoria al campeón, como en el GP de Austria.

Vale la pena empezar por el final, entonces. Las últimas vueltas mostraron a las dos Ferrari en una situación igual a la del 12 de mayo último en Spielberg. Barrichello adelante con Schumy soldado a sus escapes. Pero esta vez, los popes del team del Cavalino Rampante (Jean Todt y Ross Brawn) resolvieron no volver a provocar a la FIA (Federación Internacional del Automóvil), justo tres días antes de la reunión en París del Consejo Mundial, que juzgará pasado mañana lo ocurrido en Austria.

Con este panorama, mezcla de política y deporte, la verdad y el fair play reinaron en la pista. Barrichello se adjudicó la segunda victoria de su carrera y la primera del año, sin que Schumy se atreviera siquiera a molestarlo, aunque se notó que estaba en condiciones de poder hacerlo. El finlandés Kimi Raikkonen (McLaren-Mercedes) completó el podio de una carrera que el equipo Ferrari tuvo siempre bajo su control.

  • Otra frustración. Para el colombiano Juan Pablo Montoya (Williams-BMW), la de ayer fue su tercera frustración consecutiva sobre otras tantas carreras en las que ganó la pole position. Ayer, el primer puesto le duró muy poco, ya que un inspirado Barrichello y también su compañero, Ralf Schumacher, lo relegaron enseguida al tercer lugar. Después, el que empezó a atacar fue Schumy. Y en dos claras maniobras dejó atrás a los Williams y se le despejó el camino para ir en busca de su compañero.
  • Una rápida ventaja establecida sobre la base de un andar consistente le permitió al tándem Rubinho-Schumy llegar al medio minuto de ventaja sobre sus más inmediatos rivales. Ni la estrategia de dos detenciones (que ambos cumplieron) ni un pequeño despiste de Schumacher en el giro 23 (que le hizo perder unos 10 segundos) otorgaron aire a sus oponentes como para que éstos pudieran discutirles la punta a los coches rojos.

    Para colmo, Montoya, el rival más complicado en las apreciaciones previas, se complicó solo. Y no sólo se autoeliminó de la competencia, sino que también frustró las posibilidades del escocés David Coulthard (McLaren-Mercedes).

    Ambos peleaban por el cuarto puesto, cuando, en el giro 28, Coulthard intentó pasar por afuera al sudamericano. Empecinado en mantener su posición, el Williams se descontroló por un momento y se puso de costado, lo que motivó el golpe de la rueda trasera izquierda de Montoya con la delantera derecha de Coulthard. ¿Resultado? Los dos fuera de carrera.

  • El último ataque. Con la situación resuelta a sus espaldas (Raikkonen estaba a más de 40 segundos), Michael Schumacher se fue a la carga para lograr su victoria número 60. Faltaban 12 giros y las dos Ferrari ya estaban separadas entre sí por apenas un segundo. Aparecieron las especulaciones y el fantasma del GP austríaco.
  • Pero Barrichello conservó su lugar y se impuso. Con esto, sólo quedó lugar para el baño de champagne en el podio. Y Schumy, además de distanciarse 3 puntos más de su hermano en el certamen (lleva 46 puntos cuando quedan 80 en juego), recuperó parte de la credibilidad perdida en Spielberg, cuando los silbidos ensombrecieron su triunfo.

    Ahora, Ferrari, con esta sabia decisión de por medio, puede esperar que pasado mañana, los miembros del Consejo Mundial se muestren más clementes con cada uno de los protagonistas de la "pantomima" desarrollada en el A-1 Ring aquel oscuro 12 de mayo...

    ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Deportes

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.