Canapino y Chevrolet, el reencuentro con el triunfo