Cancelaciones y versiones cruzadas

Los especiales anulados generaron rumores de todo tipo; oficialmente se culpó al mal comportamiento del público
(0)
11 de mayo de 2003  

VILLA CARLOS PAZ (De un enviado especial).– El día comenzó con muchos problemas. Una multitud aguardaba los coches. Con sólo tres máquinas en el camino, las autoridades cancelaron el prime número 14 (Capilla del Monte-San Marcos Sierra). Según la voz oficial, por el comportamiento del público.

Al mismo tiempo se apagaron los relojes de la organización. Según los testigos, el sistema de cronometraje colapsó. Pero la culpa la volcaron a la gente. Entre idas y venidas, el tramo que une San Marcos Sierra con Charbonier también sufrió el mismo problema, aunque esta vez con ocho coches en el camino.

El ingeniero Carlos García Remohí, director de la competencia, indicó que la gente se comportaba de manera inapropiada, ya que, según los veedores, la gente se lanzaba al camino después del paso de los coches de competición. El responsable de la seguridad, el polaco Jacek Bartos, observaba la ubicación de la gente desde el helicóptero de la organización y desde allí determinaba si se efectuaba o no cada prime.

Muchos aspectos quedan para el análisis. Algunos sostienen que hay enfrentamientos entre los responsables del cronometraje. Hasta el año último, se utilizaba el sistema diseñado por la Asociación Cordobesa de Regularidad y Rally (ACRyR), mientras que este año se optó por el de la FIA, el de International Sport Comunicator (ISC), que tiene los derechos comerciales y televisivos del Rally Mundial.

Como ACRyR diseñó un sistema que además de la Argentina también se usó en otras pruebas del Mundial, ahora hubo inconvenientes con los cronometristas oficiales. Eso, según versiones, habría desencadenado en el problema inicial.

Varias situaciones paradójicas se desarrollaron más tarde. Mientras el helicóptero que trasladaba a Bartos sobrevolaba las distintas zonas, la policía y los organizadores apelaron a la "picardía criolla": en el último vado del tramo San Marcos Sierra-Cuchi Corral había personas ubicadas detrás de las cintas rojas, que indican la prohibición de público en ese sector. Como el responsable de seguridad miraba desde arriba, en lugar de sacar a la gente, quitaron directamente la cinta. Se optó por lo más fácil, pero lo más inapropiado, para engañar a la máxima autoridad.

El público pone en peligro su vida al ubicarse en una zona inapropiada. Pero, ¿quién controla el andar del señor Bartos? El helicóptero sobrevoló esa zona del vado a baja altura, para observar mejor el lugar. ¿Qué ocurre si el piloto falla en el manejo? ¿O si se produce una falla mecánica? Nadie está por encima del polaco como para decirle que esa actitud también es conflictiva y hasta puede ser más peligrosa que la controvertida posición de la gente.

Por supuesto, cada vez que hay un problema en el Rally de la Argentina, aparece el fantasma de su exclusión del calendario mundial. Muchos dicen que se realizan objeciones para sancionar a la Argentina y así reemplazarla por México, que cuenta con un mercado automotor más importante que el local. De todas maneras, estaría casi confirmado que ambos países tendrán sus fechas el año próximo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.