Corazones de Córdoba

Los pilotos locales también harán vibrar a los hinchas; Gabriel Raies se despedirá como piloto, Gabriel Pozzo regresa con un Skoda y Marcos Ligato luchará en el Grupo N
(0)
8 de mayo de 2003  

No sólo con las grandes figuras del Rally Mundial vibrarán los simpatizantes del automovilismo. Los sinuosos caminos serranos serán transitados por representantes nacionales, que despertarán las más variadas emociones.

Quizás el más alentado desde la vera del camino será el múltiple campeón Gabriel Raies, que aprovechará la ocasión para despedirse de la práctica profesional como él quiere: dentro del auto.

Conducirá un Toyota Corolla WRC y será acompañado por Jorge Perez Companc. Seguramente sacará la mano izquierda por la ventana de su auto en más de una ocasión y así se despedirá de su gente.

"La carrera va a ser muy dura. Los caminos están en general muy bien, pero van a formarse las clásicas huellas en varios sectores. De cualquier manera, estamos preparados para eso y nosotros vamos a dar lo máximo de nuestra parte en mi última carrera. Para mí no es un rally más; es el que elegí para despedirme de la gente y voy a luchar por estar lo más adelante posible", apuntó el cordobés Raies, tras concluir el reconocimiento de los caminos.

Dentro del grupo de elite estará otro argentino: Gabriel Pozzo, también cordobés. En su regreso luego del freno obligado que imponen la situación económica general y la falta de presupuesto, el piloto local competirá con un Skoda Octavia, asistido por el equipo oficial.

Pozzo, cuyo copiloto será Daniel Stillo, correrá con un auto igual al que manejarán el francés Didier Auriol y el finlandés Toni Gardemeister, pilotos oficiales del equipo Skoda.

Al margen de las participaciones ocasionales, quien acelerará con ansias de una meta a largo plazo, como un posible título, es Marcos Ligato, comprovinciano de Raies y Pozzo y que animará el Grupo N (de producción) con un Mitsubishi Lancer Evo VII, preparado por el exitoso equipo italiano Top Run.

Si bien competirá con una máquina de menor potencia que las de sus coterráneos, el piloto de Río Ceballos luchará por una buena cantidad de puntos que lo ubiquen en una zona privilegiada en el certamen de la disciplina.

Ligato está quinto en el campeonato del Grupo N, con 8 puntos, detrás del sueco Stig Blomqvist, del británico Martin Rowe y del malayo Karamjit Singh, que suman 11 puntos, y del japonés Toshihiro Arai, dueño de 10. Ligato alterna el torneo del Grupo N con el de la Clase 1600.

Tres argentinos, entre otros, que animarán a los enfervorizados hinchas que se instalarán por tres días en las sierras cordobesas. Alimentando esa formidable complicidad que se construye entre el automóvil de competición y el público. Esta vez, con un alto contenido de emotividad mientras esa mano izquierda de Gabriel Raies salude desde la ventanilla. Como siempre. Como no lo hará más.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.