Cuando no hay fútbol, aparece Ciantini

El piloto de Balcarce, que sólo había ganado en Buenos Aires, se impuso con su Dodge; el podio lo completaron Mariano Altuna y Juan Manuel Silva
Roberto Berasategui
(0)
22 de mayo de 2006  

RIO CUARTO, Córdoba.- "No es una cábala, pero cada vez que se corre una fecha de Turismo Carretera y no hay fútbol de primera división, gano. Por lo que estoy muy ansioso por la próxima fecha", bromeó José Ciantini, que como el año último, cuando logró sus primeros dos triunfos en la popular categoría en el autódromo de Buenos Aires, se emocionó hasta las lágrimas. Y no se olvidó de ese detalle, teniendo en cuenta, además, que dentro de dos semanas la situación puede repetirse.

"Hace muchos años que me dedico a esto. Podría haber llegado esta victoria hace seis años, pero vino ahora. Y durante ese lapso hubo mucho esfuerzo, por eso valoro tanto el triunfo en Río Cuarto. Además, demostré que puedo ganar fuera del autódromo Oscar Alfredo Gálvez", explicó el piloto de Dodge, quien se mostró como el más veloz durante todo el fin de semana.

Ciantini elaboró su victoria con paciencia. Dominó la clasificación del viernes y con ese registro mantuvo la pole position para el domingo. Pero en este sistema del Turismo Carretera, donde los infortunios también juegan un papel preponderante, sufrió la serie más lenta de la jornada, producto de un espectacular vuelco de Leandro Mulet. Esa incidencia lo postergó al tercer puesto de la grilla de la final.

Adelante quedaron Mariano Altuna, con el firme Chevrolet de W Racing de los futbolistas Hernán Crespo (estuvo en el autódromo) y de Juan Sebastián Verón, y el campeón, Juan Manuel Silva, con un Ford que parece recuperar de a poco la solvencia del año último.

Altuna trataba de despegarse de Silva, que se veía obligado a defenderse ante los embates de Ciantini hasta que el chaqueño Silva, con buen tino, dejó el lugar a su rival, que se mostraba mucho más veloz y firme que el Falcon. Inmediatamente después, salió el auto de seguridad por un triple choque entre Urretavizcaya, Bisceglia y Juan Manuel Iglesias. La neutralización "pegó" a Ciantini a la cola de Altuna, que trató de defenderse como podía frente a la imponente marcha del Dodge.

Y finalmente llegó el momento del sobrepaso. Una frenada tardía de Altuna provocó el desplazamiento del Chevrolet y a partir de allí Ciantini dominó a placer una competencia que careció de emociones en la punta. La atracción, entonces, derivó a los puestos de atrás. Gabriel Ponce de León demostró sus cualidades para mantener la calma ante los constantes embates del piloto de Morón, Diego Aventin, que lo tuvo a maltraer durante toda la carrera para arrebatarle el cuarto puesto.

Pero la frialdad y el talento del juninense Ponce de León lo mantuvieron en ese puesto ("El auto se iba de trompa, casi no lo podía manejar", dijo el tricampeón del TC 2000), mientras que Aventin, también piloto de Ford, que pareció perder la paciencia, cedió el quinto lugar ante el excelente avance de Christian Ledesma, que se lució con un manejo prolijo al mando del Chevrolet.

Con caras largas se fue todo el clan Di Palma de Río Cuarto, adonde había llegado con una gran sonrisa por los buenos resultados parciales. José Luis, el mayor de los hermanos, que marchaba segundo en la serie, abandonó por un corte de energía eléctrica en su Dodge.

Patricio, que también transitaba en el segundo puesto en otra serie, realizó una mala maniobra con el Torino, se despistó y cuando intentó acomodarse sobre el asfalto, se cruzó ante la marcha de Lionel Ugalde y el roce provocó su retraso al último lugar, con el injusto castigo para el marplatense, al que mandaron al fondo de la grilla y no largó.

Para el final, Marcos Di Palma, que debutó con el Torino, luego de sus reiterados lamentos por la mala performance del Chevrolet. Además de escuchar las quejas del público ("Traidor", le gritaron desde las tribunas por su abandono a Chevrolet), peleó los puestos de atrás, hasta que también abandonó.

Ciantini volvió a ganar, pero esta vez fuera de Buenos Aires. El balcarceño se siente muy confiado. Por el rendimiento de su Dodge y porque la próxima fecha se disputará en el autódromo Oscar Alfredo Gálvez y ese día, el 4 de junio, no habrá fútbol de primera...

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.