El aceite que cambió todo

Por una mancha se despistaron Pechito López y Jonatan Castellano
(0)
21 de diciembre de 2009  

La carrera era anodina. Jonatan Castellano buscaba su primera victoria en el Turismo Carretera al dominar la vanguardia y José María López, desde el cómodo tercer lugar, administraba el potencial de su Torino para encaminarse, sin inconvenientes, rumbo al título, lo que le otorgaba la Triple Corona, tras la consagración en el TC 2000 y en el TRV6. Sin embargo, en la vuelta 19 el destino cambió la suerte de los candidatos a la corona.

El Torino de Martín Basso, del equipo HAZ, el mismo para el que corre Pechito, rompió el motor en el sector opuesto del circuito número 12 y roció de aceite el asfalto. Los banderilleros advirtieron a los pilotos. Pero no hubo caso. Tanto Castellano como Emanuel Moriatis, que buscaba la punta con ahínco, se despistaron. El piloto de Lobería salió hacia la izquierda y abandonó. Moriatis salió hacia el otro costado, dominó el Ford sobre el césped y regresó a la pista en el primer lugar. Detrás el mismo destino de Castellano sufrió López, que por esa mancha de aceite perdía la posibilidad de acceder al anhelado número 1.

Quedaban sólo seis vueltas para la bandera a cuadros. Pechito, el que había perdido en el pique inicial de la segunda serie justamente frente a Moriatis, ahora cedía también en la final.

El otro candidato a la corona era Mariano Altuna. Un problema en el diferencial lo dejó de a pie. En la reanudación de la carrera, a sólo tres giros del final, Guillermo Ortelli perdonó a Moriatis, que sufrió la pérdida de adherencia de los neumáticos fríos. Ante 28.000 personas, el piloto de Ford celebró la victoria y la corona frente a la Tribuna N° 4, donde los hinchas del óvalo estrenaron una bandera de 50 metros para festejar una nueva corona.

3 fueron las victorias de Moriatis durante 2009 en el TC. Se impuso dos veces en Buenos Aires y una en La Plata. Fue el más ganador del año en la categoría.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.