El desquite de Valtteri Bottas, el finlandés que amenaza el reino de Lewis Hamilton

Con el éxito en el GP de Azerbaiyán, Bottas lideró el cuarto 1-2 de Mercedes en el año; le disputa el trono al británico, como Rosberg en 2016
Con el éxito en el GP de Azerbaiyán, Bottas lideró el cuarto 1-2 de Mercedes en el año; le disputa el trono al británico, como Rosberg en 2016 Fuente: AFP
Alberto Cantore
(0)
28 de abril de 2019  • 23:59

El enemigo duerme bajo el mismo techo. Con la victoria en el trazado callejero de Bakú, Valtteri Bottas se presenta como el principal rival del quíntuple campeón Lewis Hamilton en la puja por la corona del Mundial de Pilotos de Fórmula 1 . Una reivindicación para el finlandés, que a falta de tres giros, un neumático le dejó un sabor amargo en el Gran Premio de Azerbaiyán del año pasado. Aquel pinchazo fue un golpe anímico que no logró revertir en toda la temporada, al punto que el casillero de victorias quedó en blanco en todo el recorrido, abriéndole la puerta al británico para enseñarse como la única espada competitiva de Mercedes. El nuevo ciclo, en cambio, ya lo tuvo dos veces en lo más alto del podio y con la experiencia para patear el tablero y presentarle batalla a su compañero de escuadra.

Bottas se comportó como un fiel escudero de Hamilton en las dos últimas temporadas, recibió las palmadas de todos en Brackley, aunque como hizo Nico Rosberg en 2016 está decidido a darle pelea Hamilton. Descubrir la fórmula para derrotar al británico está en etapa de desarrollo, porque aunque las clasificaciones enseñen que están igualados en victorias en el año, con dos éxitos cada uno, la experiencia y el temple del cinco veces campeón es un plus que se cotizará en tiempo de definiciones. Que Mercedes haya completado el cuarto 1-2 en la misma cantidad de Grandes Premios y le de forma a un inicio de año inmejorable, un hito en la historia de la F1, una señal de la enorme superioridad de las Flechas de Plata, no llena el espíritu de Hamilton, que con palabras ya pretende incomodar al finlandés. "En la carrera fui demasiado amistoso en la Curva 1, básicamente lo dejé correr. Después, él no cometió errores, condujo una carrera fantástica, por lo que el triunfo fue merecido". El británico, en el final, se ubicó en el rango de DRS de Bottas, que esta vez no se dejó influenciar por la cercanía de su compañero: "Me estuvo presionando todo el tiempo, aunque estaba todo bajo control", aseveró el ganador, que con 87 unidades lidera el campeonato, aunque a un punto se agazapa Hamilton para dar el zarpazo.

Difícilmente la relación entre Bottas y Hamilton llegue al límite, como sucedió entre el británico y Rosberg en el pasado. Aquellos cuatro años de convivencia terminó de manera volcánica cuando el alemán atacó el reino de su compañero. De estilos diferentes, el accidente entre ambos en Spa-Francorchamps, en 2014, fue el comienzo de una feroz batalla. "No debe haber contacto entre los coches del equipo en la pista", fue el reto de Wolff, después del incidente en Bélgica. La aparente calma que transmitió Mercedes desapareció en 2016, con los cruces en Barcelona y Canadá. Después, ya nada fue igual.

La posible puja en Mercedes disimula las falencias que demostró Ferrari: la FS90 está muy lejos de exhibirse como una amenaza para la escudería que dirige Toto Wolff y se refleja en los resultados. Sebastian Vettel arribó en el tercer puesto a más de 11 segundos de diferencia de Bottas, mientras que Charles Leclerc se enredó desde la clasificación, con un fortísimo golpe en la Q2, y el quinto puesto, por detrás de Max Verstappen (Red Bull) se ofrece como una buena marca a partir del ritmo y las maniobras de superación. "Esperamos un fin de semana sin problemas porque hasta ahora los cuatro anteriores no fueron tranquilos. Será crucial alcanzarlos y cambiar las cosas", el deseo de Vettel para el Gran Premio de España, aunque también una excéptico análisis del presente de la Scuderia.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.