El extraño grafiti que apareció en el tradicional circuito de Nürburgring