El giro del Gálvez: las competencias ya no son el gran negocio del predio