Opinión. El Gurí Martínez y la comunicación con su gente