El impacto que definió un carrerón

Desde la partida y hasta metros antes del desenlace, el ganador y Henry Martin protagonizaron un duelo que cautivó a los hinchas; el choque dejó fuera al de Ford
(0)
12 de mayo de 2003  

Entre todos los aderezos que hicieron de la 6a fecha de Turismo Carretera una competencia digna del recuerdo, uno incidió directamente en el resultado. Un choque entre Henry Martin y Patricio Di Palma, a menos de medio giro de la definición, provocó la deserción del Falcon del sanjuanino y la victoria del Torino del arrecifeño.

En rigor, la lucha por la vanguardia se estableció desde la partida. Al principio, el Torino rojo se alejó hasta un máximo de dos segundos. Entonces, el Ford se acercó de golpe y por varias vueltas buscó el hueco para dejar atrás a Di Palma. Lo halló ingresando en la recta por el lado interno; con aceleraciones similares, pero la cuerda en su propiedad, Martin tomó la punta y paulatinamente se distanció de su rival.

Cuando el ex campeón de TC 2000 había hecho una luz de un par de segundos, surgió el auto de seguridad por un accidente de Daniel Cingolani (Ford). Las diferencias perdieron entidad y además Patricio aprovechó para enfriar las gomas traseras, cuya defección por recalentamiento estaba generándole idas de cola.

Desde entonces, todo fue lucha, emoción, maniobras impactantes. En las largas rectas del Lago de Regatas, Di Palma postergó a Martin y ya no perdería el lugar. El cuyano lo emparejó más de una vez, pero el bonaerense contestó, por caso, manteniendo su puesto por el lado externo de un curvón. Automovilismo puro, hinchas extasiados en las tribunas.

Hasta que, en la vuelta decisiva, Martin jugó su última carta: intentar en la chicana de Ascari. Ambos estiraron las frenadas, el sanjuanino quedó más adelantado, pero por el lateral externo, y al doblar fue embestido por el Torino. Pareció que el hombre de Ford se arriesgó en una maniobra imposible y que a la vez Di Palma no hizo mucho por evitar el roce. Corolario: Patricio siguió hacia su segundo triunfo en la categoría (ambos, en Buenos Aires); Henry permaneció varado allí mismo.

"Hicimos una lucha muy linda, muy limpia, durante la carrera; lástima el toque. Quedamos a la par, nos tocamos, se engancharon las ruedas y seguimos de largo los dos. No hubo ninguna mala intención. Lo lamento mucho por él, y por la gente de Ford. Me habría gustado compartir el podio con Henry, que dio prestigio a mi victoria, porque si yo hubiera ganado solo, no habría sido lo mismo", ponderó el que llegó al final.

"Fue una carrera buena; lástima que no pude terminarla. ¿La maniobra? Qué sé yo... Habría que ver el video. Tengo bronca; nada más. Son cosas que pasan en las carreras. Ya está. Hay que esperar la próxima, esperar la revancha", minimizó el perjudicado, que no efectuó denuncia alguna.

Líder y escolta, sin sumar

Para los Chevrolet de Christian Ledesma y Guillermo Ortelli, 1° y 2° del torneo hasta ayer, fue un muy mal domingo. Ambos desertaron en sus series clasificatorias por fallas mecánicas, y mientras el marplatense concluyó muy atrás en la final, Ortelli ni siquiera pudo completar el repechaje.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Deportes

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.