Automovilismo / TC 2000 en Concordia. El salto de los leones